Plásticos reforzados con fibras y los planes de la UE para 2020

Luis  López  Mateo 
Doctor  en  Química 
Colegio Oficial  de  Químicos  C.V.

En el año 2010 los estados miembros de la UE firmaron una hoja de ruta con 5 objetivos relacionados con el empleo, la I+D, la lucha contra la pobreza, la mejora de la educación y haciendo un énfasis especial en la sostenibilidad y el medio ambiente. Fue el acuerdo que vulgarmente se llamó 20-20-20, porque en él querían un compromiso para que en el año 2020 se hubiese reducido la contaminación atmosférica un 20%, utilizado un 20% más las energías renovables y mejorado la eficiencia energética al menos en un 20%.

Estos objetivos se tuvieron que ampliar con una nueva propuesta, para lograr una economía baja en consumo de recursos fósiles para 2050, cuando la UE debería disminuir sus emisiones de CO2 un 80% respecto a sus niveles de 1990 sin recurrir a los créditos internacionales del mercado de emisiones.

Lograr estos objetivos solo se puede hacer avanzando en una Bio-economía, apoyada por un crecimiento sostenible, que baje la dependencia de recursos fósiles y aumente la eficiencia energética en industrias y en viviendas. Para ello, los primeros pasos se han dado hacia la búsqueda de procesos industriales más rápidos y eficientes, que permitan un menor consumo de energía y buscar materiales más ligeros para el transporte y la construcción.

En estos logros, los Plásticos Reforzados con Fibras (PRF) han realizado un gran aporte en ligereza y seguridad en aviones, trenes, camiones y automóviles. El mercado siguiente será el de la construcción, donde se necesita un aislamiento térmico que evite la actual pérdida del 40% de la energía consumida en las viviendas, consiguiendo mayor confort y un importante ahorro energético, que se debe de alternar con el uso de energías renovables.

Leer la crónica completa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*